Me sienta fatal madrugar. Ya me había olvidado que existía el despertador. Ese terrible pitido que perfora el cerebro.
Aún nos queda un poquito de verano pero las clases han comenzado. Tenemos nuevos profesores, libros y saludo a mis compañeros..